10 cosas con las que te identificas si creciste bilingüe

Profile PictureFlag
Sebastian Spanisch
20. Juli 2017
667
3 Minuten
Para aquellos que tenían que explicarle a sus amigos Why the Elotero man is the only man you’ll chase after.


Nadie, absolutamente nadie, escoge a su familia, todas son imperfectas y diferentes a su manera; y crecer en un hogar bilingüe definitivamente es un caso especial, además de hablar español e inglés, nos tocó adoptar tradiciones al doble, tantas que a veces, llegamos a ser más Halloween que Día de los muertos, y el elotero ya era considerado parte de la familia.

Cualquiera que sea el caso te sentirás identificado con los siguientes 10 puntos si creciste en un hogar bilingüe, y sí, conspirar contra tus padres era una de ellas:

1. Máster en traducción de idiomas

Si lo piensas bien ser bilingüe inició con la mamá mexicana y su clásico “Haz lo que quieras” o con el “¿Me estás avisando o me estás pidiendo permiso?”, descifrar todo el contexto que estaba detrás de esa frase llevaba mucho piense y desde niños tuvimos que aprender a traducir lo que nuestra mamá nos decía, dependiendo de la cara que ponía, el color de ropa que llevaba ese día y hasta el clima.


2. Conspiracy, conspiracy, conspiracy!

¡Tranquilos todos! Sonará terrible, pero compartir el don de tener dos lenguas desde pequeño con alguien más te daba mucho poder, Sorry everyone, members only; echar chisme con tu prima en inglés y escuchar un “¿De qué están hablando?, nomás que hablen de mi” de tu mamá era clásico like Oh my God mom! you have to chill, no seas chismosa.


3. Anyone said trilingüal?

Sí, adoptamos un tercer idioma, el famosísimo Spanglish y aunque a muchos les parezca fatal, tenemos un switch interno para cambiar de idioma cuando queramos



4.-Doble personalidad.

Así es, los bilingües adoptamos una doble personalidad, especialmente si utilizamos ambos en daily basis, tal vez sea cuestión de fonética, pero en inglés solemos ser más amables y en español, pues no tanto. En pocas palabras, ganamos personalidad.



5 Bullying, ¿Qué es eso?

Esa palabra no existía para nosotros y era algo normal, crecer en un hogar donde el bullying era parte de la tradición sorprendía a los que no estaban acostumbrados, “Stop bullying tu primito, no lo vayas a aventar al pastel” was not in our vocabulary.


6. Thank you mom, por “en esta casa se habla español”
El chanclazo ganado por contestar, no sólo de mala manera, sino en inglés, rindió sus frutos. El que nos hayan obligado desde casa a hablar dos idiomas nos ha abierto más puertas en el mundo laboral.


7. Multitask es lo nuestro

Para nosotros es muy fácil contestar un email en inglés desde el celular, mientras echamos chisme con la BFF en español, y ordenamos un Grande Iced Sugar-Free, Vanilla Latte With Soy Milk coffee. Nuestro cerebro funciona en misteriosas maneras.



8.-Multiculturales

Cuando creces en un hogar donde se hablan dos idiomas, lo multicultural viene con el paquete. Si tienes padres de diferentes países es un hecho que absorbiste las tradiciones desde tu concepción, viene en tus genes el amar los taquitos con pasión y celebrar el 4 de julio con fireworks and hot dogs.


9. “Perdono pero no olvido”

Este dicho tan famoso nos queda perfecto a los hispanos y más si somos bilingües; es cierto que somos muy sentimentales, pasionales y rencorosos, pero ¡no es nuestra culpa perdonar y no olvidar! Hablar dos lenguas requiere grandes cantidades de retención, todo lo que sabemos al doble, por lo que nuestra memoria se vuelve envidiable. Te aseguro que todavía recuerdas la vez que tu primo Jorge te pegó con el palo de la piñata he’s so stupid!



10. ¡Tenemos súper poderes!

No, no es para tanto, lo que sí es real es que la estructura del cerebro cambia cuando somos bilingües. Un estudio de la Universidad de San Raffaele en Milán menciona que es muy fácil distinguir a una persona bilingüe de una monolingüe con solo ver una tomografía de su cerebro, ya que una persona con dos lenguas tiene mucho más materia gris. Mom was right we’re truly specials … Super brains!!!!


Tal vez te tachen de snob por haber llevado una educación bilingüe o de presumido porque creciste en un hogar donde se hablaban dos lenguas, pero la realidad es que esta situación es muy común y más hogares adoptan este estilo de vida. Los beneficios de crecer bilingüe o adoptar una lengua, no importa qué edad tengas, son inmensos.

Ahora, ya no es necesario casarse con un extranjero o vivir en otro país para crecer en un hogar bilingüe, existen maestros de inglés nativos de muchas partes del mundo que te pueden ayudar a adoptar un segundo idioma en tu hogar. Dicen que “To have another language is to possess a second soul” es muy real y verdaderamente es un regalo.

Für Sie ausgewählte Artikel